Seleccionar página

Para aumentar la temperatura de cualquier espacio interior, la caldera de gasoil para calefacción es una buena opción. Se compone básicamente del generador, el transporte y los emisores de calor.

En las viviendas se pueden utilizar dos tipos de emisores de calor: radiadores o suelo radiante. La principal diferencia entre ambos es la temperatura en la que trabajan. Los radiadores trabajan a temperaturas que oscilan entre los 50 ºC y los 80 ºC, aunque también es posible encontrar radiadores de baja temperatura.

Los suelos, paredes o tejados radiantes, están diseñados para calentar superficies amplias y trabajan con temperaturas que oscilan entre los 30 ºC y los 45 ºC. Una caldera de gasoil puede trabajar con cualquiera de estos tipos de emisores. Sin embargo, ofrecen un mayor rendimiento a altas temperaturas.

Las calderas de condensación están diseñadas para ofrecer un alto rendimiento con temperaturas inferiores a los 50 ºC, por ello son las más utilizadas para los radiadores de baja temperatura y los suelos radiantes.

Además de proporcionar calor en cualquier espacio, una caldera de gasoil para calefacción también está diseñada para proporcionar agua caliente sanitaria en una vivienda. Las calderas con potencia de 23-25kW son las más empleadas en las viviendas, aunque si ésta es grande o está ubicada en lugares muy fríos, se puede emplear una de mayor rango de potencia.

En el mercado actual existen tres tipos de calderas de gasoil:

  • Caldera atmosférica: está diseñada para tomar el aire que necesitan para la combustión del gasoil del área donde se ubican, lo que afecta la calidad del aire del local, ofrece un rendimiento máximo del 93% y producen una temperatura de trabajo que oscila entre los 60 ºC y 80 ºC.
  • Caldera estanca: cuenta con un ducto que permite obtener el oxígeno necesario para la combustión del exterior de la sala donde se ubica, por lo que no altera la calidad del aire. Ofrecen un rendimiento máximo del 93% y producen una temperatura de trabajo que oscila entre los 60 ºC y 80 ºC.
  • Caldera de condensación: ofrece una mayor eficiencia, ya que está diseñada para recuperar energía a partir de los humos de la combustión, su rendimiento oscila entre el 96% y el 102% y, producen una temperatura de trabajo que oscila entre los 30 ºC y 30 ºC, por lo general son estancas.

Cambiar idioma a: Catalán