Seleccionar página

Preguntarse cuál es la vida útil de una caldera de gasoil es algo habitual, ya que su adquisición e instalación supone una inversión cuantiosa que no se debe tomar a la ligera. Como promedio de vida los fabricantes lo sitúan en 10 años. Sin embargo, lo habitual es que funcionen adecuadamente hasta los 15 años, aunque hay casos en que se encuentran calderas que funcionan por mucho más tiempo.

Qué factores influyen en la vida útil de una caldera de gasoil

La vida útil de una caldera de gasoil depende de diversos factores, entre los principales encontramos:

  • Instalación adecuada, realizada por profesionales que cuenten con la certificación y acreditación necesarias.
  • Presión adecuada en el circuito y un diseño óptimo del mismo; cuando se presentan fugas o una presurización no adecuada en el circuito de calefacción, la caldera debe realizar un sobreesfuerzo para cumplir con su función, lo que con el paso del tiempo se convierte en un factor que limita su vida útil.
  • Nivel de agua adecuado y constante, lo que ayuda a que la caldera trabaje mejor y se evita que se produzca sobrecalentamiento.
  • Mantenimiento periódico realizado por técnicos calificados tanto a la caldera como la instalación.

Sin embargo, a pesar de cubrir todos los aspectos anteriores, llega un momento en que se hace necesario cambiar la caldera. A veces no depende de un único factor, ya que hay varios aspectos a considerar, entre ellos:

  • Longevidad de la caldera. Cuando un caldera tiene más de 10 ó 15 años en funcionamiento, puede llegar el momento de cambiarla. Además, un equipo nuevo cuenta con avances tecnológicos que ofrecen un funcionamiento más óptimo, mayor seguridad y un menor consumo de combustible.
  • Presencia de averías frecuentes. Cuando las averías se hacen más frecuentes y las piezas o partes a reemplazar son costosas o difíciles de hallar, es un indicativo que será necesario cambiar o sustituir la caldera.
  • Mayor consumo de combustible para lograr la temperatura deseada. Este es un indicativo que la eficiencia y el rendimiento de la caldera ya no son óptimos. Si la calificación energética es menor de A, el rendimiento tiene un nivel muy bajo.

Cambiar idioma a: Catalán