Seleccionar página

Las calderas de gasoil para calefacción, son más económicas y requieren de un mantenimiento más sencillo. No obstante, necesitan de un lugar para instalar el depósito de gasoil, por lo que se han convertido en las más utilizadas en la actualidad en casas con suficiente, espacio, fincas, naves industriales y locales de gran tamaño. Son una excelente opción en aquellos lugares donde no hay canalización de gas.

¿Cómo funcionan las calderas de gasoil para calefacción?

Al igual que el resto de las calderas, las calderas de gasoil para calefacción, funcionan quemando el combustible para calentar el agua que circula a través de circuito de tuberías que la lleva hasta los radiadores. El gasoil fluye desde el tanque de almacenamiento hasta la cámara de combustión, donde se quema de manera controlada para producir la temperatura que requiere el intercambiador de calor.

La llama que se genera al quemar el gasoil produce el calor que dentro del intercambiador se usa para calentar al agua a la temperatura deseada, el agua puede circular dentro del circuito de calefacción y emplearse para dar una temperatura agradable a cualquier ambiente o puede emplearse como agua caliente para los diferentes usos que se le quiera dar.

Las calderas de gasoil para calefacción producen humo, es cual es generado por el proceso de combustión. Este humo es llevado a una cámara de expulsión, debido a su alto nivel de nocividad la salida de estos humos debe ser controlada, por lo que la instalación del sistema debe se hecha por personal técnico certificado.

Cambiar idioma a: Catalán